Llegue a sus citas puntualmente

¿Cuántos negocios se perdieron porque alguien no llegó a una reunión puntualmente?.
Recuerdo que hace años llegué tres minutos atrasado a una entrevista con el gerente de una firma importante. Debido a la tardanza, perdí la posibilidad de presentar mis servicios. De nada sirvieron las explicaciones que le di a través de su secretaria. Si bien eran razones de peso, no fueron suficientes para que el ejecutivo me recibiera.

Posteriormente, en varias oportunidades, solicité una nueva entrevista, pero fue imposible conseguirla. Pienso que el ejecutivo tenía sus razones. Si alguien no cumple al inicio, ¿por qué no pensar que después también puede fallar?.

Pese a que no pude hacer negocios con esa empresa, obtuve un aprendizaje que me ha sido de gran utilidad hasta la fecha. Cada vez que tengo una cita de negocios, considero que ésta se va a realizar quince minutos antes de lo programado. Este nuevo hábito me ha permitido llegar siempre a la hora precisa. Además, me otorga la posibilidad de indagar más detalles sobre la persona con la que me entrevistaré, durante los minutos previos a la reunión. Por ende, puedo lograr una mayor empatía con ella.

Con el tiempo también descubrí que cuando a uno lo hacen esperar para entrar a una reunión, se produce una predisposición más amplia para escuchar la oferta, por lo que es posible cerrar el negocio con mayor facilidad. Probablemente, esta situación se produce por un cierto sentido de culpabilidad por parte de quién hace esperar.

Una de las mayores razones para llegar tarde a una cita es el intenso tráfico vehicular propio de las grandes urbes. Cruzar una ciudad de extremo a extremo, puede resultar casi más demoroso que trasladarse de un país a otro. Seguramente, los vendedores que visitan empresas saben muy bien lo que es perder una cita por no haber tomado en cuenta la congestión de automóviles en calles y avenidas. Hace algunos años, un vendedor podía efectuar un promedio de hasta diez visitas diarias. Hoy, es difícil llegar a concretar más de cinco o seis, si las condiciones de tráfico son favorables.

Si usted tiene que visitar clientes, tenga la precaución de llegar a tiempo. Adquiera el hábito de llamar a sus clientes para comunicarles que va saliendo a la cita, de manera que si por algún imprevisto usted llega a atrasarse, la persona sepa que se trata de una razón de fuerza mayor. Si dispone de un teléfono celular utilícelo para informar el contratiempo. Así, podrá conseguir algunos minutos adicionales para llegar a su cita.

Be the first to comment on "Llegue a sus citas puntualmente"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*