Aplique las normas de cortesía

Todos conocemos muy bien las normas de cortesía que utilizamos a diario con las personas que nos rodean en nuestro trabajo y en la vida social. Sin embargo, hay gente que se olvida de estos preceptos, por lo que bien vale la pena recordarlos:

* Salude con un “¡Buenos días!” o “¡Buenas tardes!”, según corresponda. Dígalo con una leve sonrisa.
* Ofrezca su ayuda cuando alguien llegue a su empresa. Mencione su nombre y su cargo si la persona es desconocida.
* Estreche la mano de la otra persona con seguridad y calidez. Evite la “mano de pescado”, que es fría y provoca mala impresión.
* Pregunte a la persona cómo está, cómo le ha ido en sus actividades; demostrará preocupación por ella.
* Cuando se despida de alguien, hágalo con el mismo afecto y entusiasmo que cuando lo recibió.
* Si recibe un llamado telefónico, mencione el nombre de su empresa; el nombre suyo y su cargo. Ofrezca su ayuda.
* Cuando sea posible, trate a las personas por su nombre. Recuerde que la palabra más hermosa que podemos escuchar es nuestro propio nombre.

Cuando usted no pueda resolver un asunto con su cliente, infórmele sobre esta situación y demuéstrele que hará todo lo que esté a su alcance por ayudarlo o contactarlo con la persona indicada.

La cortesía es una característica especial de los buenos vendedores y, en general, de las personas que logran tener preferencia cuando se establecen relaciones comerciales. Las personas que son afables son bien recibidas en todas partes y dejan una muy buena impresión respecto de ellos mismos y de la empresa a la cual representan.

Be the first to comment on "Aplique las normas de cortesía"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*